Cierra el prostíbulo de sex dolls en Barcelona

Sexo

En Europa existió el primer burdel dedicado a muñecas inflables para tener sexo. El 25 de febrero en 2017 fue el día en que inició sus operaciones, en la Ciutat Vella de Barcelona, España. Sin embargo, a las dos semanas el burdel fue cerrado.  Una vez que se popularizó la ubicación de la zona divas en los medios de comunicación y redes sociales, sus dueños decidieron cerrarlo y buscar un nuevo lugar donde establecerlo.

Poco después el Ayuntamiento de Barcelona confirmó que el club no poseía licencia para ejercer sus operaciones, sin embargo los dueños alegaron que el local había sido cerrado por ubicar una nueva localización anumex. La Guardia Urbana del Ayuntamiento decidió hacer una inspección pero llegó al lugar, ya estaba desmantelado.

sexo barcelona

Las sex dolls llegan a Barcelona

Sexo

El prostíbulo del centro de Barcelona que ha empezado a ofrecer las llamadas sex dolls podrá imitar los juegos de la infancia: los usuarios se dedicarán a desvestirlas, quizás con frenesí, y no tendrán ganas de mecerlas sino de hacer con ellas una cosa muy diferente. Estas muñecas-prostitutas cuestan de alquiler 80 euros la hora, a pesar de que en las tiendas especializadas también se pueden comprar por el módico precio de 6000 euros, un poco más caro que el porno. El invento viene de Japón, uno de los países más avanzados en cuanto a la industria del sexo.

No se trata de quitar y poner vestidos, ya traen incorporada la variedad: se puede escoger entre una caucásica, una africana, una asiática y una que finge ser un personaje de animación; un abanico que nos dice que de gustos, en cuestión de putas, hay de todos colores, como se puede advertir dando un paseo por la ciudad o viendo los x videos que inundan Internet. El prostíbulo en cuestión ha sido bautizado como Lumidoll, por lo de “lumis”.